Esta web usa cookies
sobre cookies OK

Deco Coaching para entender tu casa y hacerla tuya

Portal de casa

Estilo de vida y casa, ¿cuál es la relación?

Consejos

Hoy, como primer post del año, me apetece hablar de uno de los pilares del deco coaching, una de sus esencias: la relación entre tu estilo de vida -o lifestyle, como quieras llamarlo- y tu casa.

Últimamente, la palabra misma lifestyle está muy de moda, el concepto estilo de vida está dando mucho de que hablar y no creo que sólo sea una cuestión de moda. El ritmo de vida rápido, acelerado, estresante en el que vivimos muchas ha llegado a tal punto que necesitamos volvernos a encontrar. Necesitamos volver a centrarnos en nosotras mismas, en cómo vivimos, qué comemos, cuánto dormimos, cuánto trabajamos, cuánto disfrutamos… Nuestro estilo de vida nos importa. Queremos vivir bien, queremos que nuestra familia viva bien y queremos sentirnos bien, está claro.

Nuestro estilo de vida es nuestra manera de ver y vivir la vida.

Tu estilo de vida es tuyo y sólo tuyo. Es verdad que podemos compartir ideas, maneras de ver la vida o también hábitos pero realmente tú eliges cómo quieres vivir.

Leyendo un e-book

Y de allí la conciencia de cómo vivimos. El estrés cotidiano, la veloz rutina -también a veces llamado rueda de hámster- puede llegar al punto en el que no nos guste nuestro estilo de vida.

 

¿Que no nos guste nuestro estilo de vida? Creo firmemente que cada una de nosotras lo ha vivido alguna vez en su vida o quizás lo estás viviendo ahora mismo. Es fácil caer en la rueda porque claro, entran varios factores en juego como el consumo, las relaciones, los intereses, los hábitos y el ritmo de vida. Y además todo hoy en día va muy rápido.

 

Si sientes que no estás teniendo el estilo de vida que deseas, te diré una cosa

Decidimos cómo queremos vivir.
Mesa puesta

¿Y qué tiene que ver con mi casa? te preguntarás. TODO. Y si quito el dramatismo de mi teclado, te diré que casi todo. Tu casa es tu entorno más próximo. Tu casa es donde creas tus recuerdos, donde vives, donde compartes con tu familia. Tu casa es donde descansas de tu actividades diarias, es donde duermes, es donde te encuentras con tus seres queridos, es donde guardas tus recuerdos, es donde guardas tus tesoros - me refiero a tus cosas, tus pertenencias, no creo que seas un pirata- tu casa eres tú podríamos llegar a decir.

 

Habrás leído muchas veces esta frase “Tu casa es el reflejo de tu personalidad”. Y en gran parte es verdad, la típica frase de “Oh es muy tú” que le dices a tu amiga cuya casa es una delicia, muy ella ;) Sin embargo, a lo largo de los años, me he sorprendido montones de veces con las casas de la gente, a veces te sorprende descubrir la casa de alguién con una cierta personalidad porque lo que transmite la casa no tiene nada que ver con esta persona ni con su personalidad. Así que la frase “Tu casa es el reflejo de tu personalidad” tiene digamos sus fallos.

 

Lo que sí no falla es decir que tu casa es el reflejo de tu vida. Nunca falla. No falla ni por lo mucho que se quiera esconder.

 

Cuando no acabo de sentirme a gusto en casa o en una estancia en particular, siempre es porque algo en mi vida no está yendo del todo bien. Cuando el caos reina en casa, puedes estar segura de que es porque no tengo las ideas claras a propósito de algo.

 

Imaginate que conozcas a una persona que parece alegre, que está bien en su trabajo y en su vida. Siempre va bien vestida, tiene estilo, un estilo más bien moderno y fresco, y tiene lo que consideras un buen trabajo. Entras en su casa. Las bombillas van desnudas, además son de luz blanca creando un ambiente muy frío. Hay ropa en cada silla, unos muebles de madera oscura y de estilo muy clásico. Todo está muy recargado, huele un poco a “cerrado”. El sofá es muy incómodo y la luz insuficiente. En el pasillo, el tubo de neón parpadea. La mesa está repleta de objetos, de papeles, propaganda y hasta ves el cepillo del pelo

Maquillaje

¿De verdad crees que esta persona se siente bien en casa?

¿De verdad crees que no hay algo en su vida que la bloquea, algo que no está alineado con el estilo de vida que quisiera tener?

¿No crees que en casa esta persona se siente cansada, frustrada, algo triste y seguramente sin energía?

No estoy diciendo que no puedas vivir en una casa de estilo clásico -para nada- tú decides, ¿te acuerdas?

No estoy dando ordenes ni estoy juzgando. Sólo estoy describiendo el desequilibrio que puede crear en nuestra vida que nuestra casa no esté alineada con el estilo de vida que deseamos.

 

Como ves, es un tema que me apasiona.  Me encanta descubrir casas, ver la relación casa-habitante-estilo de vida y comprobar lo importante que es para todos nosotros que esta relación tenga sentido y esté equilibrada. No te preocupes si ahora mismo no te sientes cómoda con la situación, tiene arreglo y además, lo que estás viviendo es muy normal. Tu vida cambia, los retos y los sueños evolucionan. Las casas tienen que evolucionar con la vida, se tienen que ir adaptando o mejor dicho las tenemos que adaptar, nosotras que las vivimos.

Florero con flores

Ahora entiendes la relación entre estilo de vida y casa ¿verdad?

Y dime, te atreves a observar tu casa y entender lo que te desvela sobre tu vida?

Si quieres compartirlo en los comentarios, será un placer leerte.

 

Si prefieres hacerlo en petit comité, te invito a la comunidad deco coaching (sólo para deco lovers), es un grupo privado en el que compartimos todo lo que tiene que ver con estilo de vida, casa y obviamente decoración, vamos deco coaching en toda su esencia.

VEN, SÓLO NOS FALTAS TÚ.

Un saludo y recuerda:

DENTRO DE TU CASA, EL ESTILO DE VIDA QUE QUIERES, LO DECIDES TÚ

Comparte este post

Copia y pega la url donde quieras

annaand.co/post/estilo-de-vida-casa-deco-coaching ✓ Copiado Presiona Ctrl+C o Cmd+C(Mac) para copiar
DÍME QUÉ OPINAS
Este campo no puede estar vacío
Este campo no puede estar vacío Por favor comprueba el email, parece incorrecto

Comentarios

  • 16 enero 2017

    No puedo estar más de acuerdo contigo Anna!!
    Genial post.
    Te mando mil besos.

  • Anna
    16 enero 2017

    Muchas gracias por tu comentario Mónica. Si te animas en el grupo en compartir lo que desvela tu casa, ¡es muy revelador la verdad! Un abrazo,

  • Maria
    19 enero 2017

    tienes razón. Ahora estoy pasando una fase en la que cambiaría un montón de cosas en casa y puede que en mi ritmo de vida. Me falta tiempo y dinero!.Besos

  • Anna
    19 enero 2017

    Ayyy, el tiempo y el dinero, dos elementos que van y vienen. Yo te diría de priorizar y ver qué cosas son las que puedes hacer sin gastarte mucho dinero. Si te apetece, haz una lista de todas aquellas cosas que quieres hacer. Haz por ejemplo 2 columnas: casa y estilo de vida. En cada una, pon todo lo que deseas. Luego, prioriza los elementos de tu lista. En el número 1 de cada columna, ¿qué podrías hacer hoy mismo o esta semana o este mes para mejorarlo de la manera más barata posible? Si quieres, únete al grupo (tienes el link al final del post) y te echamos una mano con ideas :) Un abrazo y muchas gracias por tomarte el tiempo de escribir el comentario.

  • Cristina Suárez
    19 enero 2017

    Totalmente de acuerdo! La vida de una familia se refleja en su casa, y viceversa. Si habéis leído “100 años de soledad”, recordaréis como se iba deteriorando la casa. Pues esta anécdota me hizo pensar que toca pararse y arreglar las cosas en casa y en nuestra vida.

  • Anna
    19 enero 2017

    ¡Me encanta tu ejemplo! Claramente, en “100 años de soledad”, con aquellas descripciones, darías lo que fuera para ver los colores, plantas y habitaciones del principio pero poco a poco, quisieras ayudar a limpiar, pintar la casa. Toca pararse a mirar su casa y su vida muy a menudo porque el ritmo actual del mundo es aceleradísimo. En mi caso, cuando siento que el tiempo se me escapa y que necesito pulsar el botón “pause” de mi vida, es cuando paro un poco y me paseo por la casa. Tanto el cariño (o el no-cariño) en las cosas, en la decoración, como el desorden y el cesto de la ropa me suelen dar una pista de lo que pasa. Te diré que además, asociamos el ámbito regulín de nuestra vida a un sitio concreto de la casa. Si das con él, ¡bingo! Un abrazo :)

  • 19 enero 2017

    Es tal y como lo describes Anna, enseñame tu casa y te diré de que padeces.
    Genial!

  • Anna
    19 enero 2017

    Me alegro que te guste Lluïsa. “Enseñame tu casa y te diré de que padeces” vale también en el otro sentido, “¿Qué te pasa? Pues miremos tu cocina, tu armario, tu casa. Un abrazo muy fuerte y gracias por dejarme este comentario :)

  • 20 enero 2017

    Hola Anna, Es curioso. Nunca me había parado a pensar en esto pero es cierto que hay una relación. Lo que no termino de entender es si el desequilibrio en nuestra vida se refleja en nuestra casa, o si el desequilibrio en nuestra casa afecta a nuestra vida, o ambas cosas. Yo creo que más la primera ¿no? Que nuestra casa vaya mostrando que algo está desequilibrado en nuestra vida. Un saludo.

  • Anna
    20 enero 2017

    Yo te diría que ambas cosas. En este post, me enfoco más hacia la primera opción, tu vida se va “dibujando” en tu casa. Sin embargo, en el otro sentido es válido también porque alguien que no duerma bien porque su cama no es agradable, o alguien que no cocina ni come bien porque su cocina no es funcional o alguien que vive en un piso muy oscuro sin una buena alimentación, se van a ver afectados en su vida. Un abrazo y muchas gracias por dejar este mensaje.

  • 24 enero 2017

    Hola Anna, Pues, ¡has dado en el clavo conmigo! Yo siento, desde hace mucho tiempo, que ninguna casa de las que he habitado, refleja quién soy. No me llego a sentir totalmente a gusto en ninguna, al menos hasta ahora. Y es que he hecho seis mudanzas en cinco años, así que estoy un poco cansada. Cuando pienso en cambiar o vestir la nueva casa, para que me resulte agradable estar allí, pienso que sólo estoy de paso y que para qué molestarme. Así, va pasando el tiempo y, por fin, llega la nueva mudanza. ¿Quizá es que esté de paso en serio? ¿O que tenga que tomar alguna decisión más estable para después sentirme con ganas de adaptar mi casa? Sea como sea, mil gracias por la reflexión. Un saludo enorme.

  • Anna
    25 enero 2017

    Gracias Conchi por tu comentario. Es interesante que hayas detectado este sentimiento de “estoy de paso y para qué molestarme”. Te diría que no importa el tiempo que vayas a quedarte en una casa, hazla tuya para poder sentirte bien en ella el tiempo que sea. Claro está que si sabes que te vas a quedar poco tiempo, no te vas a poner a hacer obras grandes ni gastarte mucho dinero en cambiar el suelo por ejemplo. Sin embargo, piensa que se trata de tu bienestar. No importa que sea 6 meses o 1 año, ¡te mereces sentirte bien en casa! Es un poco como cuando nos ponemos un objetivo. A veces sentimos que no vamos a ser felices hasta conseguirlo y descuidamos el camino cuando el camino es igual de importante que el resultado. Te animo a que te des un paseo por tu casa y pienses en aquellas cosas que no te hacen sentir bien. Mándame un email si quieres y lo hablamos (info @ annaand.co) :) ¡Un abrazo!

  • 25 enero 2017

    ¡Hola Anna! ¡No puedo estar más de acuerdo! Para sentirme identificada con la casa en la que vivo, necesito que ésta esté adaptada a las cosas que me gusta hacer cuando estoy en ella, fuera de las funcionalidades habituales. Al final eso es una traducción de mi estilo de vida ¿no? Y, por otro lado, creo que sí hay una relación directa entre el orden en casa y mi orden interior. De hecho, suelo usarlo como un chivato ¡si la casa es un caos algo está fallando en mi, así que más me vale buscar qué es y poner solución! Un abrazo

  • 25 enero 2017

    Debo de confesar que donde vives tiene que ver mucho con tu estilo de vida. Es que donde no te sientes a gusto no puedes ser y estar feliz. Yo necesito urgentemente cambiar de casa.
    No conocía el término deco coaching que bueno aprender cosas nuevas por aquí.
    Saludos.

  • Ana Camacho Manfredi www.anacamachomanfredi.com
    26 enero 2017

    Tu casa es el reflejo de tu vida, es la frase más verdadera que he escuchado en los últimos tiempos. Me di cuenta de eso hace unos años, cuando tenía la cabeza llena de ideas y no sabía el camino a elegir. Mi casa era un caos. En cuanto retomé el orden en mi cabeza, volvió a mi casa. Todo lo que antes no sabía dónde colocar, de repente encontraba la respuesta. Esta situación se sigue repitiendo, en esos momentos locos de mi vida.

    Muchas gracias Anna.

CLUB DECO COACHING PARA DECO LOVERS

EN ESTE CLUB SOLO NOS FALTAS TÚ

¿TE VIENES?